Home
Imserso Bookings
Help

Site Index |   | 
Font size
CONSULTAS
DNI/NIE
Pasaporte


News Está usted en: Cinco destinos para desconectar a menos de dos horas de Madr
26-JUL-19 | Cinco destinos para desconectar a menos de dos horas de Madrid  

2707508.JPG
2707509.JPG
2707510.JPG

Medita entre jardines bucólicos, respira el inconfundible olor de la lavanda, siéntete un caballero entre castillos y plazas centenarias o revive la opulencia de los inmensos palacios reales... todo a menos de 100 kilómetros en coche de la capital.

BRIHUEGA
A esta localidad de Guadalajara hay que ir en julio si se quiere disfrutar del esplendor violeta de los campos de lavanda. Para ser partícipe de este espectáculo de color y aroma sin precedentes conviene apuntarse a una visita guiada al atardecer, que es cuándo la suave luz del sol le da un aspecto más brillante. Esta planta aromática hace parte de la idiosincrasia del pueblo, está presente en la miel, en los relajantes masajes del Hotel Spa Niwa y hasta tiene su propio festival.

El jardín de la Alcarria es también rico en patrimonio histórico. Conserva buena parte de su muralla, un castillo de Piedra Bermeja árabe y tres iglesias: Santa María de la Peña rodeada de un precioso parque, la de San Miguel de estilo mudéjar toledano o San Felipe (en la imagen) de claro estilo románico. También merece una visita la Real Fábrica de Paños, un complejo industrial del siglo XVIII cuyo mayor reclamo son sus jardines de estilo versallesco y sus vistas sobre el río Tajuña

ARANJUEZ
Después de recorrer, mejor con visita guiada, el Palacio Real y descubrir en sus paredes el papel Alfonsino pintado con oro líquido o el bellísimo gabinete árabe de Isabel II, hay que dejarse caer por la plaza de San Antonio para pasear entre sus arcos y admirar la fuente Mariblanca, por el Museo de las Falúas Reales, esos caprichos de los reyes para navegar por el Tajo y, por supuesto, por restaurantes como El Corral de la Abuela, Casa Pablo o El Rana Verde.

Pero el verdadero propósito de visitar esta Real Villa madrileña es el de desconectar entre los caprichosos senderos de su imponente Jardín del Príncipe, pensado para disfrutarse pausadamente. Desde el embarcadero real hasta el estanque de Chinescos (en la imagen), pasando por la antigua Huerta de la Primavera, este maravilloso trazado verde es territorio mindfullness o lo que es lo mismo, un paraíso ideal para encontrar la armonía entre cuerpo y mente.

CHINCHÓN
Pintoresco, de buen comer y con un casco antiguo declarado Conjunto Histórico-Artístico, a Chinchón se va a pasar un domingo tranquilo y apacible. La joya de la corona es su Plaza Mayor que, con sus 234 balcones de color verde oscuro, sus terrazas, sus aires taurinos y su forma redondeada, enamora a cualquiera. Un castillo para pasear, una iglesia cuyo altar mayor está presidido por un lienzo de Goya, la Torre del Reloj o el Monasterio de las Clarisas son otros reclamos de la localidad.

A Chinchón se va a comer bien. Presume de buen anís, aceite, ajo y un buen pan artesano. Con decenas de bares y restaurantes cuesta decidir dónde sentarse. Hay que dejarse caer por el Parador de Chinchón, un antiguo convento agustino que sirve platos tradicionales como cocido madrileño, sopa de ajo y cordero asado o por el Mesón Cuevas del Vino tan tradicional como el asadillo de pimientos, el chorizo a la brasa y la leche frita.

BUITRAGO DE LOZOYA
Su impresionante muralla, la mejor conservada de la comunidad de Madrid, el castillo de los Mendoza antaño una edificación poderosa y desafiante, el Puente Viejo que atraviesa el río Lozoya o la iglesia de Santa María del Castillo única de la época en pie, logran transportarnos siglos atrás. Vale la pena perderse por sus calles para escuchar el susurro de la historia en cada una de sus esquinas.

Esta localidad es también un paraíso para los amantes de la naturaleza. Una serranía con diversos ecosistemas, cinco embalses e innumerables rutas de senderismo hacen las delicias de los más deportistas. Y si hablamos de cultura, hay que mencionar el Museo Picasso, una sorpresa cubista que no esperábamos en un pueblo así y que guarda más de 60 obras que el magnánimo pintor regaló a su barbero y amigo Eugenio Arias, natural de Buitrago.

A GRANJA DE SAN ILDEFONSO
Este pueblo segoviano es una muestra de la opulencia monárquica del siglo XVIII, elegido por Felipe V para huir de la rigurosa corte madrileña. Al Real Sitio se va a respirar historia con su Palacio Real neoclásico, la Casa de Oficios o la Real Colegiata, también a probar los célebres judiones de La Granja no aptos para estómagos débiles y en torno a los cuales gira la fiesta de San Luis y a respirar aire fresco entre tanto verde.

Su mayor reclamo en verano son los imponentes Jardines del Palacio Real de la Granja con una extensión de 146 hectáreas divididas en zonas ajardinadas y un inmenso bosque. Diseñados por el arquitecto francés René Carlier, en ellos se mezclan con maestría 26 fuentes monumentales de mármol y bronce, un enorme estanque de agua que las abastece, un laberinto al más puro estilo francés y un enorme bosque con pinos, castaños de indias, robles, sauces, cerezos silvestres...


Fuente: El Mundo

Back
Política de Cookies     Condiciones Generales de Contratación     Nota Legal     Política de Privacidad     Requisitos Mínimos

"VIAJES BARCELÓ, S.L.U. Y VIAJES HALCÓN, S.A.U., U.T.E., LEY 18/82",
con BAL 005 M/M - C.I. BAL 478 y N.I.F. U57899791
con domicilio en Palma de Mallorca, Camí dels Reis 308, Torre A Bjs, Urb. Ca'n Granada, CP 07010.

OK

USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de su navegación por nuestra página web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información pulsando aquí