Ver mis viajes

« Otros destinosMallorca - ISLAS

Mallorca es sol, playa y diversión pero también mucho más. Una cultura llena de tradiciones dentro de un entorno natural que ofrece parajes asombrosos. Conocida por su clima, sus playas y su paisaje, alberga entre sus pueblos y ciudades un extensísimo patrimonio cultural, histórico y gastronómico.

Como símbolo erguido del bello casco antiguo de la ciudad de Palma, surge la Catedral (La Seu ). Entre sus famosas calas, playas y acantilados de gran riqueza paisajística de la isla destaca el Cabo de Formentor y la Sierra de Tramuntana, declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO, donde alberga atractivos pueblos como Valldemossa y Sóller. Tampoco hay que olvidar sus maravillosas cuevas subterráneas como otro de los innumerables atractivos de esta fantástica isla.

A lo largo de la historia ha sido un espacio de tránsito y acogida donde arraigaron pueblos y culturas diversas. Diferentes visiones de la vida, identidades contrastadas, puntos de encuentro y formas de entendimiento que han consolidado una forma de ser propia y, al mismo tiempo, abierta al mundo. La sociedad castellano-manchega es una síntesis compleja de tradiciones y expectativas, que avanza hacia su futuro sin uniformidades, con un profundo sentido solidario.

La antigüedad acogió a lusones, arévacos, carpetanos, oretanos, olcades, edetanos y vettones. Pueblos celtíberos testigos de las sucesivas invasiones y guerras de ocupación. Cartagineses y romanos disputaron su influencia comercial y política. Árabes y beréberes extendieron el Islam por la península desplazando a visigodos del reino de Toledo, seguidos de almorávides y almohades. El mestizaje cultural adquiere forma con el legado mozárabe y morisco, la aportación hispana al arte y la ciencia musulmana y la escuela de traductores de Toledo. La uniformidad político-religiosa impuesta por las monarquías católicas, con sus persecuciones y extrañamientos (sefardíes, moriscos) mutiló la regla de la tolerancia y arruinó la economía sustentada en los oficios, el campo y las finanzas. Pero la diversidad siguió latiendo oculta bajo otras formas y expresiones. Fue durante la capitalidad del imperio en Toledo durante los siglos XV y XVI, que toda Europa transcurrió por nuestras tierras, incrementando el mestizaje.

Castilla-La Mancha ha soportado el peso de la historia y también la tormenta del olvido. En el último siglo estas tierras se vaciaron de brazos que buscaban su empeño en otras haciendas. Antiguos castillos y templos quedaron expuestos a la ruina y el abandono. La emigración fue toda una siembra de sudor en campo ajeno, asociada, como en una maldición bíblica, a cuarenta años de oscurantismo y éxodo por el desierto de la dictadura. La recuperación de la democracia en España vino acompañada de la autonomía en sus territorios y, con ella, del nacimiento de un proyecto de futuro que recibió sus atributos simbólicos del antiguo reino de Castilla y de la comarca de la Mancha, inmortalizada por la pluma de Cervantes. Dos realidades yuxtapuestas que pugnaban por encontrarse en una feliz síntesis para tener una voz propia que pudiera oírse en el concierto de los pueblos.

Ahora Castilla-La Mancha es una realidad consolidada, con voz propia, tierra de inmigración y heredera del pasado pero, sobre todo, tributaria de un presente que anhela convertirse en futuro irreversible, integrando las aportaciones de cuantos llegan a su seno para compartir un proyecto de vida.

La gastronomía mallorquina respira todas y cada una de sus influencias históricas, resultando una cocina mediterránea única y excepcional. Platos como el 'tumbet', el 'arròs brut', el cordero, los 'escaldums'; embutidos como la 'sobrassada', los 'botifarrons' y el famoso 'pa amb oli' harán las delicias del visitante.

En repostería, la ensaimada es la reina (lisa, de cabello de ángel o de crema) entre princesas, como los 'amargs' y el 'rubiol'. Por último, el licor tradicional de Mallorca, las 'Herbes' (también dulces, mezcladas o secas) completarán un banquete tan variado como difícil de olvidar.

Circuitos de 6 días (5 noches) realizando un amplio recorrido para conocer la esencia de cada lugar:


CIRCUITO CULTURAL CIUDAD REAL

La provincia de Ciudad Real destaca por sus castillos y por bellos conjuntos monumentales como los de Villanueva de los Infantes o Almagro. Esta localidad es especialmente conocida por su Corral de Comedias del siglo XVII, donde se organiza cada año el Festival Internacional de Teatro Clásico. Los molinos de viento son otro de los emblemas de de Ciudad Real, ya que la provincia es escenario de las aventuras del famoso caballero Don Quijote de La Mancha en la novela de Miguel de Cervantes.

* Visita a Ciudad Real

* Manzanares, Villanueva de los infantes y Valdepañas

* Ruta de la Orden de Calatrava

* Consuegra y Sonseca



CIRCUITO CULTURAL TOLEDO

Encontramos la provincia de Toledo en pleno corazón de la Meseta sur, al norte de la provincia de Ciudad Real y limitando con la Comunidad de Madrid en su parte centro septentrional. El Tajo llega a estos territorios en su tramo medio y cruza la provincia en su totalidad de este a oeste y abrazando a la capital, Toledo, que cumple funciones como capital regional. Se compone de lugares que combinan a partes iguales monumentos, rodeados de una naturaleza de singular belleza, llenos de historia y encanto

* Talavera de la Reina y Oropesa

* Ciudad de Toledo

* Toledo religioso

* Consuegra y Sonseca


Mediterranean Bay

Mediterranean Bay****


San Bartomeu, nº 18
07600 El Arenal (Mallorca)
971441616

www.mllhotels.com
  • 500m

  • 220

Indico Rock

Indico Rock****


C/ Antas de Ulla nº14
07610 El Arenal (Mallorca)
971262300

www.mllhotels.com
  • km

  • 225

DESCÁRGUESE NUESTROS FOLLETOS DE Mallorca

NUESTRA SELECCIÓN DE HOTELES EN Circuitos por Castilla la Mancha

Mediterranean Bay

Mediterranean Bay ****

El Arenal (Mallorca)

Indico Rock

Indico Rock ****

El Arenal (Mallorca)

Don Miguel

Don Miguel ***

Playa De Palma (Mallorca)